Warning: error_log() has been disabled for security reasons in /usr/home/wsCm92SX7apW/masbricolaje.com/web/wp-includes/wp-db.php on line 1327

Cambiar fusibles

Cambiar fusibles en una instalación

16 junio 2011

Muchas veces nos ha pasado en casa que la corriente se va y no sabemos bien las causas, por lo que acabamos probando todo el equipamiento eléctrico del hogar hasta encontrar la falla.

Una buena medida podría ser comenzar por probar los cortacircuitos y fusibles. Pero primero les explicaremos qué son los fusibles.

Un fusible es un dispositivo eléctrico que permite el paso de la corriente a través de la instalación, pero que lo interrumpe cuando la corriente supera el caudal permitido, protegiendo de esta forma los aparatos eléctricos y a las personas que los utilizan.

El fusible es un dispositivo muy simple, que se derrite cuando la corriente supera el valor permitido. De este modo, el circuito queda abierto y la corriente se interrumpe.

El uso de fusibles evita el sobrecalentamiento de la instalación, impidiendo que los aparatos eléctricos se quemen por el calor o que la instalación se sobrecaliente al extremo de incendiarse.

Cómo cambiar fusibles en una instalación:

Ahora que tenemos un panorama de lo que podemos esperar, vayamos al asunto. Antes de comenzar, debemos identificar el tipo de fusible tenemos. Esto es muy sencillo, se hace a simple vista.

Es tiempo de clasificar los tipos de fusibles para que puedan identificarlos:
Fusibles de roseta: estos fusibles son de porcelana y consisten de dos piezas encastrables que deben girarse para que abrirlos o cerrarlos, y para establecer el contacto. Son los más antiguos y poco seguros, por lo que se han prohibido en muchos países.
Fusibles de tapón: estos fusibles son más modernos que los anteriores y consisten en un casquillo con tapa roscable, que posee en su interior un puente de alambre de cobre fino, que se derrite cuando la instalación se recalienta. Son obsoletos también, pero su ventaja es que pueden repararse reemplazando el alambre.
Fusibles de cuchilla: estos fusibles pertenecen a las nuevas generaciones de fusibles, pero el sistema sigue siendo similar al de los de tapón. En el interior del fusible, el pasaje de la corriente se realiza a través de una chapa que se dilata cuando la instalación se recalienta y se mueve de su posición, dejando el circuito abierto.
Fusibles de cartucho: son los más modernos y consisten en un pequeño tubo de material aislante, con dos casquillos metálicos en sus extremos. En el interior, ambos casquillos están conectados a través de un alambre o de una lámina muy delgada de bronce, para que se funda fácilmente cuando la temperatura se eleve.

Ya conocemos los fusibles que existen, ahora estamos en condiciones de cambiarlos.

Lo primero que haremos antes de cambiar el fusible es cortar la corriente, bajando el interruptor general.

Necesitaremos un téster o una lámpara conectada a una batería, para probar los fusibles. Si la lámpara enciende, significa que el fusible está entero y permite el pasaje de corriente.

Cuando hayamos localizado el fusible roto, lo sustituiremos. En el caso de los fusibles de tapón, podemos repararlos, pero siempre es aconsejable cambiar el fusible completo, para evitar otros desperfectos derivados del desgaste del dispositivo. Además, es mucho más barato cambiar un fusible, que un aparato o peor aún, que perder una vida por ahorrarnos un poco de dinero.

En el caso de los fusibles de tapón, sustituiremos el alambre de cobre por otro similar. Nunca intentaremos sustituirlo por un alambre de mayor diámetro, pues ofrecería mayor resistencia. No olvidemos que la función del fusible es cortar el paso de corriente cuando ésta aumenta, para evitar daños.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen